ideas de recetas de mascarillas caseras

 Mascarilla de aguacate

©canva

El aguacate es uno de los superalimentos destacados para la piel. ¿Sabías que también se puede utilizar para hacer mascarillas faciales? Aprovecha las vitaminas y proteínas del aguacate para hidratar tu piel.

Ingredientes:

  • 1 Aguacate maduro
  • 1 Clara de huevo a temperatura ambiente
  • 1 cucharada de zumo de limón

Instrucciones:

  1. Pelar el aguacate y triturar hasta que no queden trozos.
  2. Mezclar en un bol el aguacate, las claras de huevo y el zumo de limón.
  3. Aplicar en el rostro y dejar reposar durante 30 minutos.
  4. Aclarar.

Mascarilla de fresas

©canva

Las fresas son ricas en vitamina C y también contienen alfahidroxiácidos, que ayudan a la exfoliación. Prueba esta mascarilla facial para conseguir una piel bonita y suave.

Ingredientes:

  • 10 Fresas frescas
  • 1/4 de taza de polen de abeja (de venta en tiendas de productos naturales)
  • 3 cucharadas de miel cruda (de venta en tiendas de productos naturales)
  • 1 cucharada de mayonesa de aceite de oliva
  • Unas gotas de aceite esencial de lavanda

Instrucciones:

  1. Combinar todos los ingredientes.
  2. Aplicar en la cara, evitando el área de los ojos.
  3. Dejar actuar durante 20 minutos.
  4. Aclarar.

Mascarilla de miel

©canva

Esta mascarilla facial es especialmente buena para las cicatrices y las manchas oscuras. También es extremadamente fácil de hacer.

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de miel cruda
  • 1/2 cucharadita de zumo de limón

Instrucciones:

  1. Combine el jugo de limón y la miel.
  2. Aplique la mezcla en su cara.
  3. Déjela reposar durante 20-30 minutos.
  4. Aclare.

Nota: El zumo de limón es un ingrediente relativamente fuerte, es mejor limitar el número de veces que usas esta mascarilla a 1-2 veces por semana.

Mascarilla de tomate y pepino

©canva

Tanto el tomate como el pepino son astringentes naturales que ayudan a cerrar los poros. Revitaliza tu piel con esta sencilla mascarilla.

Ingredientes:

  • 1/2 Tomate maduro
  • 1/4 de pepino

Instrucciones:

  1. Lava y pela tu 1/4 de pepino.
  2. Mézclalo hasta obtener una pulpa fina con 1/2 tomate.
  3. Aplique la mezcla en su piel con un suave movimiento circular.
  4. Déjalo actuar durante 15 minutos.
  5. Enjuague.

Mascarilla de plátano

©canva

Los plátanos contienen una gran cantidad de nutrientes que benefician a la piel. ¿Por qué no hidratar tu piel con esta sencilla mascarilla facial?

Ingredientes:

  • Unas rodajas de plátano maduro
  • 1 cucharada de yogur espeso
  • 1/2 cucharada de zumo de limón fresco

Instrucciones:

  1. Pelar el plátano maduro y machacarlo con una cuchara.
  2. Mezcla bien todos los ingredientes y aplícalos sobre el rostro limpio.
  3. Déjalo reposar durante 25-30 minutos.
  4. Masajear suavemente la piel durante 2-3 minutos.
  5. Aclarar

 Mascarilla de aceite de almendras y aloe vera

©canva

Esta mascarilla es ideal para tratar la piel seca y escamosa, además de hidratarla y humectarla.

Ingredientes:

  • Gel de Aloe Vera
  • Aceite de Almendras
  • Plátano

Instrucciones:

  1. En un recipiente para mezclar, aplaste un plátano con un tenedor.
  2. Añade 2 cucharadas de gel de aloe vera.
  3. Remueve hasta que los ingredientes estén combinados.
  4. Añade 3 cucharaditas de aceite de almendras.
  5. Mezclar bien.
  6. Aplíquelo sobre la piel limpia.
  7. Dejar actuar durante 15 minutos.
  8. Enjuague

Mascarilla de café y cúrcuma

©canva

Los principales beneficios de esta mascarilla son la cafeína y los antioxidantes. La cafeína reduce la inflamación, incluyendo los ojos hinchados, mientras que los antioxidantes ayudan a la piel a brillar.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de café instantáneo o molido
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharada de yogur griego

Instrucciones:

  1. Mezclar todo.
  2. Aplicar en todo el rostro, incluso debajo de los ojos.
  3. Dejar actuar durante 20 minutos.
  4. Retirar con una toalla caliente y húmeda.

Mascarilla de clara de huevo

©canva

Una mascarilla sencilla y eficaz para ayudar a reducir los poros y prevenir los brotes.

Ingredientes:

  • 1 huevo ecológico

Instrucciones:

  1. Limpiar la cara con agua tibia para permitir que los poros se abran.
  2. Romper el huevo, separando la clara de la yema con la cáscara (pasando la yema de un lado a otro en las mitades de la cáscara).
  3. Con las manos limpias, aplique la clara de huevo en la cara, asegurándose de que no le entre nada en los ojos ni en la boca.
  4. Déjala reposar durante 15 minutos.
  5. Aclara con agua tibia.

Mascarilla de chocolate

©canva

El chocolate negro puede mejorar tu estado de ánimo y darte un impulso de antioxidantes. Disfruta de esta mascarilla antienvejecimiento.

Ingredientes:

  • 1/2 taza de cacao en polvo
  • 3 cucharadas de avena
  • 4 cucharadas de crema de leche
  • 1/4 de taza de miel

Instrucciones:

  1. Mezclar bien los ingredientes.
  2. Aplique una capa delicada en la cara.
  3. Dejar reposar durante 10 minutos.
  4. Aclarar.

Mascarilla facial de avena

©canva

Utiliza esta mascarilla para nutrir y calmar tu piel.

Ingredientes:

  • 3 cucharaditas de avena o harina de avena
  • 1 cucharadita de leche de almendras, cáñamo o natural (ligeramente calentada)
  • 1 cucharadita de agua de rosas
  • 1 cucharadita de yogur natural o de coco

Instrucciones:

  1. Licuar la avena o los copos de avena con la leche ligeramente calentada.
  2. Remover hasta que la mezcla forme una pasta espesa.
  3. Mezcle el agua de rosas y el yogur.
  4. Aplíquela sobre la piel limpia y húmeda.
  5. Dejar reposar durante 15-30 minutos.
  6. Aclarar.

MASCARILLA DE HIDRATACIÓN

©canva

Esta combinación es increíblemente hidratante para la piel y la dejará suave y joven. La miel es excelente para permitir que la piel retenga la humedad, por lo que añadirla como base de una mascarilla es una gran idea. El aguacate es altamente antiinflamatorio y contiene una serie de grasas saludables que nutren la piel y la avena es muy hidratante y alimenta tu piel. 

Ingredientes:

  • ½ aguacate maduro
  • 1 cucharada de miel cruda
  • Un puñado de avena

Método:

Para usarlo, simplemente machaque el aguacate hasta que tenga una consistencia suave y luego añada la miel y la avena y mezcle hasta que la mezcla tenga una consistencia espesa y los ingredientes se mezclen. Con las manos o un pincel limpio, aplique la mezcla sobre la piel limpia, evitando las zonas de los ojos, las cejas, la boca y las fosas nasales, y déjela actuar durante 15 minutos. Aclarar con agua tibia y un paño facial y notar el aspecto y la sensación de hidratación de la piel.

MASCARILLA ILUMINADORA

©canva

Esta combinación dejará tu piel luminosa y resplandeciente. La cúrcuma es muy antiinflamatoria y es excelente para reducir el enrojecimiento, por lo que añadirla a tu mascarilla facial reducirá cualquier enrojecimiento de la piel mientras ilumina tu cutis en general.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de miel cruda
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • ½ cucharadita de sal marina

Método: 

Mezcla todos los ingredientes y, con un pincel limpio o con los dedos, aplícalos por todo el rostro evitando las zonas de los ojos, las cejas, las fosas nasales y la boca, y deja que la mascarilla repose durante 15 minutos. Después, con un paño facial y agua tibia, aclara suavemente la mascarilla para revelar tu luminosidad y juventud.

REDUCIR LA APARIENCIA DE LOS POROS

©canva

La clara de huevo y el limón funcionan muy bien juntos para tensar la piel y reducir la apariencia de los poros dilatados. Al añadir la miel a esta mascarilla, eliminará la sensación de tirantez que se produce al utilizar la clara de huevo y la miel también proporcionará humedad adicional a la piel.

Ingredientes:

  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de miel
  • El zumo de 1 limón

Método: 

Mezcla los tres ingredientes y aplícalos en tu rostro de manera uniforme, evitando las zonas de los ojos, las cejas, las fosas nasales y la boca y deja que la mascarilla repose durante 10-15 minutos. Enjuague la mascarilla con agua tibia y después de algunos usos de esta mascarilla debería notar cómo su piel se ve fresca y cómo sus poros parecen más pequeños y más refinados.

remedios caseros para el dolor articular